• TWITTS

  • ARCHIVOS

  • e-books

  • Categorías

  • Anuncios

PROCESOS Y PROCEDIMIENTOS DE LA LAVANDERÍA INTERNA DE UN HOTEL (II)

Este post es la continuación de “Procesos y procedimientos de la lavandería interna de un hotel (I)” y complemento de “Tratamiento de la prenda de un cliente en la lavandería de un hotel”.

Una vez que he explicado someramente lo que se debe distribuir a cada departamento, añadir que los demás departamentos sólo necesitarán servicios de la lavandería/lencería en caso de limpieza del uniforme (en los hoteles donde se lave el uniforme en el hotel, como por ejemplo en Paradores) o reparación del mismo.

El mozo de pisos o valet, es la persona encargada de distribuir la ropa por las diferentes plantas según la distribución realizada por la gobernanta, la cual se ayudará de la repartición  de trabajo y de la ocupación del día  para la correcta distribución de la ropa con objeto de que las camareras de piso puedan realizar su trabajo sin interrupciones por falta de material.

El valet/mozo pisos dejará en cada planta la ropa según la hoja de trabajo dada por la gobernanta y colocarla ordenadamente en el armario habilitado en el office para la ocasión, del cual la camarera de piso hará uso de ello al final de la jornada para dejar el carro de trabajo listo para la jornada siguiente; hay hoteles en que los office están abiertos y por lo tanto toda la ropa es bajada a lencería y se deja el carro completamente vacío para evitar descuadres en los inventarios de ropa de final de mes.

Para la recogida de ropa sucia, existen dos maneras de realizarla:

  • Con tolva: las camareras echan por la tolva la ropa sucia que cae a un carro de lavandería. De ahí la recoge el mozo y la lleva a la lavandería.
  • Sin tolva: Dentro de esta forma de recogida de ropa podemos subdividirla en dos formas:
  • Recogida del valet: El valet recogerá la ropa por las plantas.
  • Sin recogida del valet: Son las propias camareras de piso las encargadas de bajar mediante unos carros destinados al efecto de ésta tarea, normalmente si bajan la ropa también tienen que subir la ropa necesaria del día ya que el valet está ocupado en otras tareas (limpieza moquetas, cristales, ayuda limpieza restaurante, pulimentado suelos, etc…)

Una vez llevada la ropa a la lavandería, ésta se separa y se clasifica según los procesos de lavado y se depositan en las zonas destinadas llamadas pesebres, también se pueden echar en carros de lavandería o en jaulas para su mejor transporte.

La ropa se separa y se clasifica en :

  1. Ropa de cama : sábanas, fundas almohada y colchas
  2. Ropa de baño: toallas y albornoces
  3. Ropa restaurante: manteles, servilletas, cubres
  4. Ropa cocina: mandiles, trapos
  5. Uniformes

Después están las prendas que se lavarán por separado por tratarse de prendas delicadas: muletones (forros), colchas de noche, mantas,…

Ya clasificada la ropa, los encargados de la lavandería comenzarán los procesos de lavado siguiendo el siguiente orden : 2 lavadoras de ropa de baño x 1 lavadora de ropa de cama . La razón es porque la cantidad de toallas es bastante mayor a la necesaria de ropa de cama, aunque si el hotel es de gama alta, es decir, donde se cambia toda la ropa diaria, las lavadoras deberán ir parejas, es decir 1 lavadora de ropa de baño x 1 lavadora de ropa de cama.

Para  conocer la temperatura y programas a la que debemos poner cada prenda pinchar aquí

Como antes comentaba las prendas deben lavarse por separado:

-> 1 lavadora sábanas + fundas

-> 1 lavadora toallas + albornoces

->  1 lavadora de manteles + servilletas + litos etc…

Antes de meter la ropa en las diferentes lavadoras, por categorías o grupos de prendas: toallas, sábanas, fundas, servilletas, manteles, etc… hay que hacer una medida por kilos y apuntarla para conocer los kilos de ropa que se lavan diariamente y hacer los cálculos de coste, ésto se hace en una  báscula industrial

Una vez lavadas, cada lavadora se coloca en un carro  para llevarlo a la secadora, que según el tipo de fibra con la que esté compuesta la prenda, ya que  necesitará un tipo u otro de calor y de tiempo para secarse, por ejemplo las sábanas menos tiempo y las toallas más tiempo al ser la fibra más gorda.Hay que recordad que tanto las lavadoras y las secadoras tienen un límite de kilos permitidos, ya que si se carga en demasía podemos correr el peligro de :

a) No limpiarse bien las prendas teniendo que volver a repetir el proceso de lavado.

b) Romper lavadora/secadora por exceso de carga.

Las cortinas de baño, foscurits y muletonesse secan al aire libre, ya que en una secadora se estropean al estar hechos la mayoría de plástico.

Toallas = 1h 30 min –> prenda no delicada

Albornoces = 1h 30 min –> prenda no delicada

Fundas almohadas = 20 min –> prenda no delicada

Sábanas = 30 min —> prenda no delicada

Tanto las fundas, sábanas, manteles, cubres, litos, colchas día, colchas noche  convienen que se queden un poco mojadas para que se terminen de secar al pasar por la calandra.

Las toallas una vez secas se llevaran a la dobladora de toallas que es una máquina especializada en doblarlas y prepararlas para que salgan a una bandeja al final de la misma para recogerlas.

Al igual que las servilletas se colocan en una máquina especial.

Todo lo demás excepto lo que ha de secarse al aire libre y los albornoces pasan por la calandra o planchadora industrial, que según el hotel será de mayor o menor medida. Las calandras se pueden regular según el tipo de prenda que vayas a planchar.

La calandra se puede regular de dos formas, la primera es para subir o bajar la bandeja por donde van a pasar las  prendas para que estén más o menos cerca del calor y la segunda para regular la velocidad, más rápida o más lenta para así evitar que se quemen las prendas o se dañen por exceso de calor.

Una vez secas y planchadas todas las prendas se le hace entrega a la lencería con su correspondiente albarán para que las coloque en las estanterías, según proceda.

Si te ha gustado este post, ver también:

Procesos y procedimientos de la lavandería interna de un hotel (I)

Como tratar la prenda de un cliente en la lavandería de un hotel

Este post es el predecesor a Procesos y procedimientos de un hotel con lavandería externa (leasing)

Anuncios

COMO TRATAR UNA PRENDA DE CLIENTE EN LA LAVANDERIA DE UN HOTEL

En la mayoría de los hoteles donde he trabajado no contaba con lavandería interna, por lo tanto el protocolo cuando llega prenda de clientes para lavar era mandarlo a la lavandería externa contratada, aunque en más de una ocasión te encuentras con la situación de que el cliente necesita la prenda en un tiempo récord poniéndo a prueba los conocimientos acerca de tratamiento de prendas del Departamento de Pisos, durante mi estancia en el D. Carlos de Marbella tuvimos un día de mini-curso de lavandería para cubrir el problema de si en algún momento un cliente pedía la limpieza de una prenda, cualquier empleado del hotel pudiera hacerse cargo sin necesidad de que la lavandería del hotel estuviera operativa, sobre todo era para cubrir domingos y turnos de noche.

Comenzaré mostrando un cuadro de los símbolos de lavado/secado y planchado de prendas.

El jefe de Lavandería, decía que la etiqueta de lavado de una prenda es su Documento de Identidad, y que nunca debemos de cortarlas porque de esa forma dejamos a los responsables de limpiar esa prenda sin información suficiente para tratarla.

Lo primero que debemos hacer es mirar si la prenda o prendas hay que limpiarlas en seco o en húmedo, la parte de limpieza en seco se recomienda dejarla a personal especializado así que pasaré directamente a la limpieza normal.

Cuando te entregan las prendas hay que comprobar cuáles se pueden meter en la lavadora juntas y cuáles no, por ejemplo, prendas delicadas por un lado (bragas, sujetadores, tangas, calcetines, …) y las otras por otro lado.

Para evitar problemas de decoloración o desteñido, se recomienda limpiar las prendas en agua fria 30º-40º, aunque eso en caso de no estar seguro de la prenda que se está tratando.

Una vez lavada la prenda, se observa si hay que tratar manchas de algún tipo, después se procede al secado, en las prendas pequeñas (ropa interior) se cuelga en un tendedero , en prendas medianas y grandes (camisetas, camisas, pantalones, chaquetas…) si no se secan en secadora, se utiliza un aparato llamado “muñeco” en dónde el tiempo de secado es mucho menor y no estropea la prenda.

Una vez seca, se procede al planchado con la temperatura que nos indique la etiqueta. El planchado sigue los siguientes pasos:

1. Deshabrochar todos los botones,

2. Planchar parte del cuello interna . En caso de que la plancha esté demasiado caliente y haya un accidente, estará  en la parte invisible de la prenda.

3. Planchar la parte externa del cuello

4. Planchar la espalda de la camisa por ambos lados, cara interna y externa, teniendo cuidado de los pliegues de fábrica.

5. Planchar las pecheras, por ambos lados y teniendo cuidado de los botones.

6. Por último se planchan las mangas, por ambos lados y teniendo cuidado con los pliegues y los botones.

Por último se coloca la camisa en una percha y se lleva envuelto en un plástico especial al cliente.

Post dedicado a Antonio López Cruz, Jefe de Lavandería del hotel D. Carlos de Marbella y a mi padre, José Ramón Torres Gil, propietario de la camisa que sale en las fotos.

A %d blogueros les gusta esto: