• TWITTS

  • ARCHIVOS

  • e-books

  • Categorías

MOTIVACIÓN Y ARMONÍA

  No es la primera vez que veo que el personal de un hotel deja con demasiada frecuencia el lugar de trabajo para “encontrar algo mejor” porque “no es lo suyo”.

Estas dos excusas son típicas. De hecho cuando un director/a escucha estas palabras debería tomar buena nota sobre ello y poner los puntos sobre las íes a los supuestos supervisores o jefes de departamentos.

He tenido la oportunidad de conocer las dos caras de la moneda del departamento de pisos con un alto grado de rotación o al contrario.

Centrándome en éste último caso, la clave está en tratar a tu equipo o personal como seres humanos,  aunque es verdad que hay que parar los pies para que no nos tomen por idiotas pero también es cierto que si puedes hacer lo posible para que todo el mundo esté contento  ¿ por qué no?.

Tuve hace muchos años una gobernanta que hacía el calendario de fin de semana, dividía los fines de semana entre el personal del departamento, así todas disfrutabamos de nuestro fin de semana al mes. Si tú necesitabas un día específico, fuera finde o no, si podía te lo daba, pero siempre te decía que era mejor que lo arreglaras con la persona que tenía ese día de descanso. Motivaba a sus camareras a que se relacionaran entre ellas y hicieran equipo.

En uno de los hoteles en los que estuve, la gobernanta pedía mínimo una semana de antelación para hacer los cambios,  pero siempre ocurría que alguien necesitaba un día específico distinto al que se había puesto,  entonces se cambiaba toda la rota por esa persona, podía resultar injusto pero tenía una razón de peso:

     No les puedo dar más dias libres, no les puedo rebajar la dureza del trabajo, no les puedo subir el sueldo, lo único que me queda es que si necesitan un día en concreto hacer todo lo posible para dárselo.

Esto me lleva a que me he dado cuenta de que nuestra rotación de personal era casi nula. Camareras que llevaban en el puesto años, y no porque no tuvieran otras oportunidades, sino se quedaban porque sabían que en ningúna otra parte les iban a tratar con tanto cariño.

Por lo tanto, tiene mucha relevancia el hecho de que tu superior o jefe cuente con tus necesidades como persona.

 

 

CONTACTO CON TACTO

Aunque el título de éste post sugiere otros cometidos diferentes a las de un departamento de pisos, no es nada fuera de la realidad.

Buscando en internet unos tickets para la próxima BeatleWeek me he topado con que aparentemente el hotel que normalmente frecuento “Hard Day´s Night Hotel” de la cadena Millenium, desde hace 2 años tiene todo ocupado, pero da la casualidad que uno de mis contactos, coincidencias de la vida, es la gobernanta del hotel, de la que tengo su correo electrónico.

Desde hace un tiempo tengo relación con ella, (es lo que ocurre cuando pones una queja y el duty manager es la gobernanta).

Simplemente todos los años tengo que ponerme con ella para conseguir una buena habitación.

El sentido de éste post no es sino es más que concienciaros que tener contacots es casi tan importante como hacer bien tu trabajo. No sólo para mejorar tu vida laboral sino también tu vida personal ( sino mira los ministros :D)

SIENTATE Y PIENSA

En muchas ocasiones mientras trabajamos tenemos la sensación que el trabajo que hacemos es merecedor de un salario mejor o de que te digan más veces lo necesario que eres para el buen desarrollo de la empresa.

Un pensamiento un tanto egoísta ¿no creeis?. En mi actual trabajo me he dado cuenta que con el paso del tiempo (casi 3 años ya) que no es tan importante el dinero y el reconocimiento como otras situaciones que nos pueden resultar más enriquicedores a nivel personal.

No me entendais mal, a nadie le amarga un dulce, tampoco abogo por la explotación, ni quiero que se nos trate como a idiotas.

Nuestro trabajo sea cual sea tiene que estar bien cualificado.

Pero hay ocasiones que nos obcecamos tanto en una subida salarial que ni nos paramos a pensar todo lo que ganamos en experiencia en el día a día.

El primer año y medio en mi actual trabajo me acuerdo de estar obsesionada por mi salario y por lo poco que se reconocía mi labor sin darme cuenta de todo el aprendizaje que estaba recibiendo a cambio.

Poco a poco en el siguiente año y medio me he ido dando percatando de todo el conocimiento nuevo que me está aportando el trabajo para realizarlo de forma más eficiente y eficaz.

Y entonces me paro, me siento y pienso , ¿realmente me están pagando poco?. Todos los conocimientos adquiridos ya no te los quita nadie y te sirve para tu próxima andadura laboral.

Desde mi punto de vista es hora de buscar nuevas metas laborales cuando el que tienes se convierte en algo monótono, aburrido y que no te aporta nada nuevo. Entonces es el momento de no resignarse y buscar otras metas, tanto laborales como personales.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: