Aperturas

En mis años de trabajo como gobernanta he realizado varias aperturas, unas de nuevos establecimientos  y otras tras cierres por temporada o reformas.

 

De todas ellas, la apertura de un nuevo establecimiento es, en mi opinión,  la mejor experiencia dentro de mi carrera como gobernanta. Es una oportunidad de poner en práctica todo lo aprendido en los cursos y  de plasmar años de experiencia, un lienzo en blanco donde trabajar y establecer pautas. Crear tu plantilla,  rangos de camareras y limpiadoras, estándares, protocolos y sistemas de trabajo. Establecer dentro de los parámetros del hotel la estructura del departamento, de cuanto personal base disponemos, cuantas supervisoras o encargadas, si necesitamos mozos o la contratación de una empresa de limpieza para realizar trabajos concretos, limpieza de cristales, vitrificado de suelos, etc. si tendremos lavandería interna o externa.

 

Obviamente, según la categoría del hotel, el tipo de establecimiento y, junto con la dirección del hotel muchas de la decisiones que se toman a la hora de elaborar un departamento vienen ya establecidas con las normas de una cadena hotelera,  pero la dirección del departamento y los objetivos a cumplir los puedes establecer tu bajo tu criterio. Tú decides a quien contratas, quien será tu mano derecha, el plan de formación y la pauta a seguir dentro del departamento.

 

Pero la apertura de un hotel no solo radica en la creación de tu departamento, tienes objetivos que cumplir, como es el de la preparación de las habitaciones y zonas nobles para dicha apertura. La  de formar al personal para que este preparado para cumplir con los protocolos que previamente as creado y estandarizado. Tienes que asegurar que las compras necesarias para el correcto funcionamiento del departamento se han tenido en cuenta.  El mobiliario de las habitaciones, los colchones, sofás de los salones y mesas del restaurante suelen ser compras centralizadas, así como la ropa de cama y la decoración en general, pero luego suelen olvidar cosas como papeleras para los pasillos, aspiradores o la cristalería del minibar entre otras, por lo que revisar con detalle las listas de  compras es fundamental para poder corregir desvíos o solicitar material. Si la mercancía la recibe el departamento se supervisará, cotejará y tomará nota de roturas o faltantes, para luego poder establecer los inventarios a seguir cuando se cierre el hotel o toque realizar un inventario anual.

 

La planificación de la apertura es fundamental, establecer el tiempo que tenemos para completar el trabajo y llegar a la fecha de apertura. Para ello nos podemos servir de un calendario con fechas de entrega. Establecer trabajos por tiempos y semana ultimando objetivos claros y posibles.

 

Organizaremos offices, lencería y almacenes para poder establecer sistemas de trabajo y estándares del departamento, facilitando así a los trabajadores lugares de almacenamiento de sus materiales de trabajo.

 

Además, junto a la dirección del hotel o cadena hotelera, estableceremos la colocación de amenities, decoración y papelería en las habitaciones, es decir, cuantas perchas y como las colocaremos dentro del armario, si el minibar lleva patatillas o frutos secos, etc. Las grandes cadenas hoteleras suelen tener todo esto estandarizado y simplemente se ha de establecer dentro de nuevo centro.

 

Las compras, si no hubiera jefe de compras, serán parte de nuestras responsabilidades, tendremos que contactar con los diversos proveedores (productos de limpieza, decoración, minibares, papelería, etc) con los que tendremos que negociar precios y calidades, siempre cumpliendo con los presupuestos adjudicados para cada partida.

 

Pero lo más importante será tener una visión global de todos los objetivos a cumplir por el departamento, controlar que todos los trabajos se realizan a tiempo cumpliendo las normas establecidas y asegurando siempre la calidad del trabajo terminado.

 

Tras años de trabajo y varias aperturas, la experiencia de abrir un hotel, crear la plantilla y el departamento, ver como va tomando forma, como la estructura de una obra finalizada se convierte en un hotel, las habitaciones montadas, la lencería organizada, las horas extras montando los salones esperando a que lleguen los muebles, los momentos con tus trabajadores, dando los últimos toques antes del día final, hacen de cada apertura una experiencia inolvidable. Cada apertura de hotel es distinta, en cada una encuentras situaciones diferentes y vas superando obstáculos pero el resultado siempre será el mismo, hacer de un edificio de paredes vació un paraíso para nuestros huéspedes.

Sandra Martínez Starbucks . Colaboradora de Gobernanta´s Blog

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: